Una vez replicados, los fagos secretan enzimas que desestabilizan la membrana bacteriana provocando su lisis, liberando múltiples copias de fagos listos para infectar a otros patógenos y repetir el proceso.

Menú